peto_andras01.jpg

Sesiones individuales o en grupos reducidos de Método Pető (EC)

La Educación Conductiva (EC) es un sistema pedagógico complejo para personas con diferentes desórdenes motores que fue desarrollado por el doctor y profesor húngaro, András Pető (1893-1967), a mediados del siglo XX. Por el nombre de su auténtico fundador, en ciertos países es más conocido como el Método Pető. El objetivo principal de la Educación Conductiva es enseñar habilidades funcionales para los lesionados, a través de un proceso de aprendizaje activo para que sean capaces de vivir con la mayor autonomía posible. El método tiene un enfoque holístico. Centra su atención no solo en las habilidades motoras sino también en las cognitivas, sociales, emocionales y sensoriales. De esta manera, abarca todos los aspectos de la persona. La clave crucial de la EC es el aprendizaje y participación activa durante varias series de tareas, que significa que los lesionados son miembros activos del proceso de aprendizaje. Siempre son conscientes de lo que están haciendo e intentan realizarlo con la mayor autonomía posible. Así, se proporciona una oportunidad para que el cerebro forme nuevas conexiones neuronales y de esta forma asimilar la habilidad. Para ser capaz de participar activamente en las actividades es imprescindible disponer de un nivel cognitivo adecuado.

Elementos esenciales de la EC o Método Pető:

El conductor-neurorehabilitador

Es el nombre de los especialistas que utilizan el método. El conductor-neurorehabilitador realiza las valoraciones de las personas con disfunciones físicas diversas, establece los objetivos individuales y grupales, plantea y deriva las series de tareas de EC y dirige el grupo.  La profesión del conductor-neurorehabilitador es una carrera universitaria de cuatro años que se puede aprender en Budapest, Hungría.

El grupo

La mayoría de las actividades de la Educación Conductiva se realizan en grupos reducidos donde los participantes pueden aprender de los otros miembros del grupo, socializarse y estar más motivados. 

Las series de tareas

Las series de tareas son partes fundamentales de la EC que preparan a los usuarios para conseguir sus objetivos específicos. Son un conjunto de ejercicios bien planificados que ejecutan en varias posiciones. Las series de tareas llevan un orden que siguen la evolución adecuada de un ser humano.  

Se distinguen las siguientes series de tareas:

  • Serie de tareas tumbado

  • Serie de tareas sentado

  • Serie de tareas de pie

  • Serie de tareas de motricidad fina

  • Programa individual  

La rutina diaria

La rutina diaria es un horario muy estructurado que indica el tipo y la duración de las actividades, series de tareas, programas individuales, desplazamientos planeados, actividades de la vida diaria, etc. dentro de un grupo conductivo.  Les ayuda a los lesionados a planear y repartir sus días en el grupo. 

La facilitación

La facilitación es un tipo de ayuda por parte del conductor-neurorehabilitador que hace posible que el usuario realice una tarea o actividad con la mayor autonomía y de la forma más adecuada posible. El progreso del lesionado es una consecuencia de la práctica y de la facilitación adecuada que se ajuste exactamente a la necesidad del paciente. Durante la facilitación, es primordial tener en cuenta el tipo de lesión del sistema nervioso central, los síntomas y las necesidades personales del paciente. 

Las instrucciones rítmicas

Son instrucciones rítmicas, canciones, etc. que ayudan a desgranar un movimiento en pasos pequeños y, de esta manera, hacen posible la ejecución. Las instrucciones rítmicas ayudan a los individuos a planear, imaginar e implementar el movimiento y a mantener la atención en la tarea. Los conductores utilizan canciones, frases cortas y cuentan números para destacar las instrucciones rítmicas.

Características generales de la EC

Los participantes son miembros activos del proceso de aprendizaje. La única manera de aprender una habilidad es practicándola, por eso es imprescindible que ellos se involucren con la mayor independencia posible. 

La diferenciación tiene que estar siempre presente durante la rutina diaria, respetando las necesidades personales de cada individuo.

La facilitación y la instrucción rítmica adecuadas son las claves de la ejecución correcta de las actividades y tareas complejas, lo que conlleva el aprendizaje de la habilidad.

El conductor-neurorehabilitador es el especialista que tiene la calificación para planificar el programa complejo y dirigir el grupo. 

El método tiene un enfoque holístico y no se concentra solo en la lesión y los síntomas, sino en toda la persona.

Es un estilo de vida. Es esencial que las habilidades asimiladas se implementen y de esta manera se practiquen durante la vida diaria. 

Los pacientes tienen que poseer un nivel cognitivo adecuado para que entiendan las instrucciones y sean capaces de actuar.

El conductor-neurorehabilitador siempre se concentra en los éxitos y debe ensalzarlos, aunque sean pequeños.

“Dale un pez a un hombre y comerá hoy, dale una caña y enséñale a pescar y comerá el resto de su vida”. Proverbio chino